»
Días de diciembre o personajes del pasado a la deriva
Dirección de documentales
Dirección de documentales
Crítica especializada
Crítica especializada
Investigación
Días de diciembre o personajes del pasado a la deriva
Días de diciembre o personajes del pasado a la deriva

Por: Javier Machado Arribas

El documental Días de diciembre (2016), de la realizadora Carla Valdés, acude a una de las formas más convencionales de contar la no ficción: uso de la entrevista en el grueso del material. La obra se cimenta bajo la polifonía de voces, sacudidas todas por una etapa de la historia de Cuba tratada mayormente desde el triunfalismo y divorciada de las historias mínimas que alimentan el devenir de la nación.

El audiovisual no es novedoso por su tema, pero sí por el punto de vista que se le da al fenómeno de la colaboración militar cubana en tierras africanas para ayudar a la liberación de algunos países dominados por el colonialismo y el racismo. Angustiados se nos muestran los sujetos en su mayoría porque sus vidas han sido olvidadas y solo revisitadas los días de diciembre en que acuden al cementerio para honrar a hijos, hermanos o padres perdidos.

El discurso de la realizadora está organizado en tres segmentos esenciales. El primero se dedica a una familia donde una anciana y sus hijas desembolsan cartas, fotos y anhelos de sus hermanos caídos en Angola y Etiopía. La segunda historia gira en torno a un hombre de mediana edad, sus padres y contexto. Mientras que el último fragmento se acerca a un corresponsal de guerra que en el presente le otorga a sus condecoraciones un significado diferente al que tuvieron en el pasado.

Días de diciembre no solo invita a examinar la historia reciente de la nación, por más duro y difícil que se torne para algunos. Su apuesta esencial está en revelar el presente de aquellos héroes y sus familias, en dejarlos hablar con sus vanidades e insatisfacciones. Por ese camino insinúa un cuestionamiento corrosivo, que hace pensar en cómo se ha tratado a los veteranos de la colaboración cubana en África ¿Actuarían del mismo modo si pudieran regresar en el tiempo?

La música, a cargo de Wilma Alba Cal, no busca hacer contrapunto con las imágenes sino acompañar el tono del documental: melancolía, recuerdo, nostalgia, olvido... La edición pudo haber aprovechado más su potencialidad para deconstruir la épica. Quizás hubiese sido más interesante el discurso que se podría generar al hacer dialogar las diversas confesiones de los personajes escogidos para el documental que solo enunciarlas. A veces dejan la sensación de que dicen mucho menos de lo que tienen para contar. Puede entenderse que la directora y su equipo apuestan por sugerir más que remarcar, aun así, se extraña por momentos un posicionamiento más claro ante el fenómeno filmado.

El documental logra regresarnos a un hecho histórico que marcó a cerca de medio millón de cubanos y sus familias para revelar sus conflictos actuales. Constituye un certero ejercicio que, dicho sea de paso, sirvió de tesis de graduación en FAMCA a su directora. Incita a asumir una postura crítica sobre los fenómenos sociales para contribuir a un diálogo sobre el pasado sin obliterar a quienes formaron parte de este.

Parecen estar a la deriva de la Historia sus personajes, porque aquel hecho que le cambió la vida definitivamente, en el presente tiene otro significado. Tarea pendiente para las generaciones de hoy y de mañana es no prescindir de ellos.


Otros Artículos
No hay otros artículos de este asociado
ENCUADRE©2016. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.